Los vínculos entre COVID-19 y deficiencias en niveles de vitamina D abren debate

Recientemente se ha venido recomendado el consumo de Vitamina D como una forma de evitar infecciones respiratorias incluyendo incluso el COVID-19, pero ¿qué tan real es esta afirmación según la ciencia?

En este breve artículo encontramos información relevante y de interés que te podría llevar a tomar mejores decisiones.

 

  1. Existen deficiencias importantes de Vitamina D en poblaciones de riesgo afectadas por COVID-19

 

En un hospital español  se descubrió de que más del 80 por ciento de los pacientes con COVID-19 padecían deficiencias en sus niveles de Vitamina D.

 

El autor del análisis reciente, el Dr. José Hernández de la Universidad de Cantabria en Santander, España, insta a que se recomiende el tratamiento con vitamina D en pacientes con COVID-19 con niveles bajos de vitamina D circulante en sangre.

 

El Dr. Hernández menciona: “Creemos que el tratamiento con vitamina D debe recomendarse en pacientes con COVID-19 con deficiencia sérica de 25OHD ya que este enfoque podría tener efectos beneficiosos tanto en el sistema musculoesquelético como en el inmunológico”.

 

Él postula que el mejor enfoque podría ser identificar y tratar la deficiencia de vitamina D, especialmente en personas de alto riesgo, como ancianos y pacientes con comorbilidades.

 

Además también La investigación de 200 pacientes con COVID-19,1 encontró que los hombres tenían niveles de vitamina D más bajos que las mujeres. Esto se pudiera deber a diferentes hábitos alimentarios y de estilo de vida. Por ejemplo, las mujeres pueden tener más probabilidades de consumir productos lácteos que han sido fortificados con vitamina D que los hombres.

 

  1. Faltan estudios para determinar si la suplementación de Vitamina D pudiera prevenir el COVID-19

 

Si bien esto puede plantear la cuestión de si la fortificación debe adoptarse como táctica para abordar el COVID-19, el Dr. Adrián Martineau advierte que esto puede ser demasiado simplista. Si bien no participó en la investigación española, encabeza el juicio CoronaVit en el Reino Unido.

 

El ensayo clínico de medio año tiene como objetivo determinar si un enfoque de "prueba y tratamiento" para corregir la deficiencia de vitamina D de las personas durante los meses de invierno reducirá el riesgo y / o la gravedad de COVID-19 y otras infecciones respiratorias agudas.

 

“Es exagerado afirmar que la fortificación podría ayudar a abordar el COVID-19. Los posibles beneficios de la vitamina D para prevenir el COVID-19 no se han probado actualmente. Por lo tanto, es un puente demasiado lejos para afirmar que la fortificación afectaría el riesgo de la enfermedad ”, dice.

 

Además, Martineau señala que los plazos de la fortificación y el tratamiento de la pandemia no coinciden. "La fortificación tardaría meses o años en despegar, pero COVID-19 requiere una acción urgente".

 

  1. Beneficios de la suplementación, no necesariamente de obtenerla a través de la dieta

 

Un análisis separado del Reino Unido que evaluó los datos recopilados antes de la pandemia encontró que la ingesta de vitamina D de los suplementos, pero no de la dieta, se asoció con menos problemas respiratorios.

 

Esto ha llevado a los investigadores a sugerir que los hallazgos se suman al debate científico actual sobre el valor de los suplementos de vitamina D.

 

 

“Nuestros hallazgos son consistentes con la hipótesis de que la suplementación es fundamental para garantizar que se mantenga un estado adecuado de vitamina D. [Los hallazgos] indican potencialmente que la ingesta de vitamina D de la dieta por sí sola no puede ayudar a mantener un estado adecuado de vitamina D ”, escriben.

 

  1. Vitaminas A, E y C para problemas respiratorios

 

Una publicación,2 realizó un análisis basado en información proporcionada por 6,115 participantes adultos en el Programa Continuo de la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición (NDNS RP) de 2008-2016.

 

En particular, los investigadores encontraron que los encuestados que informaron quejas respiratorias eran generalmente mayores y menos propensos a decir que tomaban regularmente suplementos de vitaminas A, C, D o E.

 

  1. Resultaría “Sensato” Suplementarte con Vitamina D

 

Al comentar sobre el análisis del Reino Unido, Shane McAuliffe, líder de comunicaciones científicas del Grupo de trabajo de NNEdPro Nutrition & COVID-19, dice: “Si bien reconoce las limitaciones de estos datos, se suma a un creciente cuerpo de interés y evidencia del papel de la vitamina D en salud respiratoria ”.

 

Continúa diciendo que, dado el conocimiento del alcance de la deficiencia de vitamina D en la población, equilibrado con el bajo costo y el bajo riesgo de eventos adversos, parece "sensato" proporcionar suplementos de esta vitamina clave, en particular a aquellos con más probabilidades de tener deficiencia. .

 

Hernández agrega que debemos esperar los resultados de los grandes estudios en curso y debidamente diseñados para determinar si la administración de vitamina D puede prevenir la infección por SARS-COV-2 o reducir su gravedad.

 

“Sin embargo, dado el gran margen de seguridad del tratamiento con vitamina D y su bajo costo, parece razonable tratar a las poblaciones con alto riesgo de

 

 

deficiencia de vitamina D. En general, este grupo coincide con los pacientes más afectados por COVID-19 ”, concluye.

 

En las últimas semanas, el ministro de salud del Reino Unido, Matt Hancock, ha estado sopesando la vitamina D a la luz del COVID-19. Más recientemente, anunció que el gobierno aumentará los mensajes públicos sobre la vitamina D.

 

Esto marca un cambio de sentido con respecto a las conclusiones anteriores del gobierno de que no había evidencia para apoyar la toma de suplementos de vitamina D para prevenir o tratar COVID-19 específicamente.

 

Conclusiones

 

Aunque los estudios no son concluyentes, se está incrementando la recomendación por profesionales de la salud de consumo de vitaminas, principalmente de Vitamina D en la población, para prevenir y evitar complicaciones respiratorias como el COVID-19, y su suplementación es económica y segura por lo que pudiéramos optar por  utilizarla durante esta temporada.

 

Bibliografía

 

  1. Hernández, J L, et. Al. Vitamin D Status in Hospitalized Patients with SARS-CoV-2 Infection The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, dgaa733
  2. Almoosawi S, Palla L Association between vitamin intake and respiratory complaints in adults from the UK National Diet and Nutrition Survey years 1–8 BMJ Nutrition, Prevention & Health 2020;bmjnph-2020-000150. doi: 10.1136/bmjnph-2020-000150